CHARGERS VINO DE ATRÁS Y EN TIEMPO EXTRA VENCIÓ A RAIDERS

Herbert se llevó la victoria para Chargers en un duelo divisional que enfrentó a los dos últimos QB de Oregon

Y sí, resultó que los patos le tiraron a las escopetas. Justin Herbert se llevó la victoria para los Chargers en un duelo divisional que enfrentó a los dos últimos quarterbacks que la Universidad de Oregon ha dado a la NFL, esto tras la lesión en la ingle de Derek Carr en el primer cuarto.

El novato se impuso a su predecesor en un duelo que tuvo un gran dramatismo y que requirió de tiempo extra para definir al ganador. Herbert llevó a los Chargers a la zona de ‘goal’ y finiquitó las acciones con un quarterback sneak, rompiendo así una racha de 10 juegos sin ganar un duelo divisional desde diciembre del 2018.

El conjunto de Los Ángeles le dio a sus rivales divisionales su pase de salida de la postemporada y es que esta derrota condiciona al equipo de Jon Gruden, quienes estaban en la búsqueda de un sitio en los playoffs como comodín. Los Chargers aspiran a un auténtico milagro y aunque sus posibilidades son mínimas, le hicieron la maldad a los Malosos.

Herbert terminó el encuentro con tres touchdowns totales, dos por aire y uno más por tierra con el que dio por concluido el encuentro 30-27 a favor del conjunto de los Chargers que obtuvo su primera victoria en el Allegiant Stadium, nueva casa de los Raiders.

El mariscal de campo del conjunto angelino se convirtió en el novato con más juegos de 300 o más yardas por pase en la historia de la NFL con siete encuentros, rebasando a Andrew Luck, quien en 2012 firmó seis encuentros con estos números. De igual forma, Herbert empató a Baker Mayfield (27) como el mariscal de campo con más pases de anotación en su primer año en la Liga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *