BORDAN CONTRA LA VIOLENCIA; EN CUATRO TALLERES LA PROBLEMÁTICA

La colectiva Las Vanders arrancó la campaña “A-bordar la violencia en contra de todas las mujeres” con el fin de visibilizar las agresiones que sufren, a través del arte.

Mujeres capacitando mujeres, para que a través del bordado se visibilicen las violencias contra ellas; las reflexiones y bordados que surjan a partir de eso, serán expuestas en las redes sociales en la etapa final de la campaña “A-bordar la violencia en contra de todas las mujeres”, iniciativa de la colectiva Las Vanders, que empezó el 28 de noviembre; atravesó por el 25, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y concluirá este martes 10 de diciembre.

“El objetivo es nombrar las violencias, visibilizarlas a través del arte, buscar lenguajes, nuevas narrativas para que la gente también pueda empezar a enunciar estas violencias, pero que también juntas, juntos, juntes, podamos tejer acciones que nos permitan erradicarlas”, explicó a Excélsior Teresa González, coordinadora de documentación y sistematización de la colectiva Las Vanders.

La primera etapa de “Abordar la violencia en contra de todas las mujeres” sucedió entre el 18 y el 24 de noviembre, fechas en las que se dieron cuatro talleres sobre bordado en diferentes prendas y accesorios, así como la reflexión en torno a cuatro violencias que afectan a las mujeres.

Paulina Genea, artista plástica, intervencionista de muros, bordadora y mujer de la periferia (en el Estado de México), fue la encargada del primer tutorial (18 de noviembre) para intervenir una capucha y reflexionar sobre las violencias letales entendiendo estas como aquellas que fragmentan total o parcialmente la vida de las mujeres. Ella enseñó a crear y bordar una capucha con vinipiel.

“Recordaba en mi investigación acerca de todas las mujeres que fueron atacadas con ácido, que han sido quemadas con gasolina y que de alguna manera han tenido que vivir duros procesos de restauración de su vida, de sus emociones, pero también físicos que no son mínimos… entonces esta que es una segunda piel en mi capucha también representa esa segunda piel a la que tienen derecho todas esas mujeres a las que se las ha arrebatado a través de un ataque”.

El segundo taller (20 de noviembre) se llamó “Cómo bordar una playera y usarla en el espacio público para reflexionar sobre el feminicidio”, la tallerista fue Mariana Flores, tatuadora, bordadora, dibujante, maestra y feminista. Ella no quería utilizar las cifras sobre el feminicidio, por considerar que éstas invisibilizan a las mujeres asesinadas.

“Llegamos a una frase que tal vez era la que más nos hablaba a todas, que es: ‘en un país feminicida, el asesino es tu pariente’, sin embargo, no terminaba de convencernos; llegamos a la conclusión de dejar una línea para que las personas pudieran completar esa frase era lo ideal y a la vez era lo rudo de esta frase, saber que todas las personas que todas las personas que vieran la frase pudieran completarlo con algo: ‘en un país feminicida el asesino es tu papá, tu abuelo, tu pariente, tu amigo, tu compa, tu jefe’, por desgracia hay un montón de palabras que podrían entrar en esa línea”.

El tercer accesorio intervenido fue un cubrebocas (22 de noviembre) y el tema que se reflexionó durante su bordado fueron los transfeminicidios, la instructora fue Paulina Domínguez, editora de libros de texto y textilera.

“Decidí que no sólo quería hacer el cubrebocas con los colores de la bandera trans que además elegí la variante de la comunidad negra, me di a la tarea de investigarlo y comenzar a ver la cuestión de los transfeminicidios que es un tema bastante delicado y hay que entrarle, nombrarlo, darle su lugar, por eso decidí que el centro iba a ir de color negro”, relató.

El cuarto taller (24 de noviembre) fue dado de nuevo por Mariana Flores, creando un parche para reflexionar sobre la desaparición y feminicidios de mujeres migrantes.

“Las Vanders me pidieron que elaborara un parche y a mí esto me hizo mucho sentido porque los parches suelen estar en las mochilas y eso refiere enseguida a una persona que tiene que empacar para trasladarse a otro lugar, creo que los parches no son tan visibles, no toda la gente los va a ver, pero es una especie de insignia que te acompaña y para mí era importante poner en esta insignia algo que recordara que estas mujeres existen y en este caso me pareció que lo más atinado era lanzar preguntas, elegí dos frases para bordar, una es: ‘¿Y las migrantes desaparecidas?’; y la segunda es ‘¿Quién busca a las migrantes?”.

Las reflexiones no se quedan en México, pues Las Vanders dan acompañamiento a las mujeres migrantes de países centro y sudamericanos.

“En esta campaña nos interesa hablar de la región mesoamericana; nosotras como organización que trabajamos procesos migratorios nos damos cuenta que la violencia es el principal motor que está haciendo que las mujeres, las niñas se desplacen, tenemos compañeras que vienen huyendo desde Centroamérica de sus agresores y que son alcanzadas en México, entonces tenemos un conjunto de autoridades de Estados donde no se hacen responsables dónde están ausentes y también hemos hablado Por eso de las violencias letales contra mujeres”, señaló Teresa.

La segunda parte de la campaña inició también el 18 de noviembre y concluyó el 4 de diciembre. Durante ese período, a partir de los cuatro tutoriales y los temas enunciados llamaron a activistas, defensoras, sobrevivientes, organizaciones y mujeres en general a intervenir sus propias prendas y accesorios y acompañar sus creaciones con reflexiones en video o texto para compartirlos en las redes sociales de Las Vanders, Facebook, Instagram, Youtube  y Tumblr.

“Es muy importante para nosotras enfatizar también la responsabilidad del Estado y justo en este proceso de bordar, de a-bordar las violencias hacemos este juego; por un lado el bordado como tal, que es un proceso de memoria también de las mujeres y por otro lado, el abordar las violencias, como hablamos en nuestras casas de estas violencias”, agregó Teresa.

La última parte de esta iniciativa está por darse a conocer este martes 10 de diciembre en “la archiva”, donde quedarán las memorias de las reflexiones compartidas por las mujeres en estos y el resto de talleres que Las Vanders han ofrecido a lo largo del año.

“Lo que buscamos es que estas piezas queden como memoria, pero también ahí hacer eco de que quienes estamos haciendo frente ante este contexto de violencias contra mujeres somos mujeres organizadas, colectivos, organizaciones desde distintos frentes; la archiva justo busca recuperar esos archivos de manera digital, para que también incentive a que nos continuamos organizando,  a que continuemos aumentando la solidaridad y la sororidad entre nosotras”, concluyó Teresa.

Los datos

  • Entre el 18 y el 24 de noviembre, fechas en las que se dieron cuatro talleres sobre bordado en diferentes prendas y accesorios, así como la reflexión en torno a cuatro violencias que afectan a las mujeres, comenzó la primera etapa de la campaña “A-bordar la violencia en contra de todas las mujeres”.
  • Paulina Genea, artista plástica, dio el primer taller para intervenir una capucha y reflexionar sobre las violencias letales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *