ENCUENTRAN PARIENTES DEL CORONAVIRUS EN MURCIÉLAGOS CONGELADOS EN LABORATORIOS EN CAMBOYA Y JAPÓN

Científicos han descubierto que coronavirus relacionados con el SARS-CoV-2, el virus responsable de la pandemia actual, se han almacenado durante varios años en congeladores de laboratorio en Camboya y Japón, lo que respalda la teoría de que el covid-19 puede no haber surgido originalmente en China.

La hipótesis más popular sobre los orígenes de la pandemia, que ha matado a más de 1,4 millones de personas en todo el mundo, es que el nuevo coronacirus se propagó a los humanos a partir de un huésped intermedio, una especie animal que lo recogió y luego lo ayudó a saltar entre murciélagos y humanos.

Los virus recientemente descubiertos son los primeros parientes conocidos del SARS-CoV-2 que se encuentran fuera de China, según un informe publicado en la revista Nature. Los investigadores han sugerido que los virus tendrían que compartir el 97 por ciento de su genoma con el Sars-CoV-2 para otorgar cierta relevancia a la hora de confirmar el origen.

El virus en Camboya se encontró en murciélagos de herradura de Shamel capturados en 2010, mientras que un equipo en Japón informó el descubrimiento de otro coronavirus estrechamente relacionado, hallado en excrementos de murciélagos congelados que datan de 2013.

El genoma del virus camboyano aún no se ha secuenciado, pero si se encuentra que está estrechamente relacionado con el virus pandémico o es un antepasado del mismo, podría proporcionar información crucial sobre cómo se transmitió el SARS-CoV-2 a las personas y ayudar en la búsqueda del origen, explicó al medio Veasna Duong, viróloga del Instituto Pasteur de Nom Pen (Camboya).

El virus japonés se encontró en un murciélago de herradura local llamado ‘Rhinolophus cornutus’, pero solo comparte el 81 por ciento de su genoma con la cepa pandémica.

Esta cifra hace que el virus parezca demasiado distante del nuevo coronavirus como para revelar más sobre los orígenes de la pandemia. Sin embargo, sí confirma que los virus estrechamente relacionados con el SARS-CoV-2 son relativamente comunes en los murciélagos ‘Rhinolophus cornutus’ y en los murciélagos que se encuentran fuera de China, señaló Alice Latinne, de la Wildlife Conservation Society de Vietnam.

Mientras la comunidad científica sigue discutiendo sobre el origen de la pandemia, cada vez más expertos creen que existe una gran posibilidad de que el covid-19 no surgiera inicialmente en Wuhan, la ciudad china que registró el primer brote de la enfermedad a fines del año pasado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *